Salinas de La Isleta

Posted on agosto 3, 2011

5


Celestino Ramírez Díaz, ultimo salinero, foto de asunción Santana Ramírez

Siguiendo la carretera de tierra del Confital y tras pasar la playa del mismo nombre, sin desviarnos llegamos a una zona conocida por las Salinas.

En este lugar existen algunos restos de las Salinas del Confital o de La Isleta.

Para J. González Navarro estamos ante “una de las obras mejor acabadas de la isla”

•    PRODUCCIÓN

Se mantuvieron activas desde 1867 hasta 1956, llegando a comercializar 120 toneladas anuales.

El destino de la sal era variado;

•consumo local

•los secaderos de pescado que se encuentran a pocos metros de las salinas

•conservación de capturas en alta mar

En un mundo sin congeladores, la sal era fundamental. Son muchos los isleteros que guardan buenos recuerdos de las salinas, de su molino de madera, de la vivienda/almacén del salinero edificada también en madera, de los tajos.

Foto de la FEDAC de Las Salinas de La Isleta

•   ESTADO ACTUAL

Hoy día apenas son perceptibles unos pocos restos;

•Queda parte del muro del acueducto que llevaba el agua desde el mar hasta los cocederos.

•Se pueden adivinar algunos restos de muros y la zona donde estaban los tajos.

Esquema de funcionamiento de Las Salinas

Funcionamiento;

  1. Se extrae el agua de un pozo, con el molino de viento fabricado en madera.
  2. El agua pasa por el acueducto de 80 m de largo hasta los cocederos (especie de estanque grande).
  3. De los cocederos, tras un cierto periodo de tiempo, mediante canalizaciones termina en los tajos (los cuadrados pequeños, donde se hacen los montículos de sal), lugar en el que se extrae la sal.

•   VALORES ECOLÓGICOS

Además de valores culturales, con objetivos turísticos y didácticos, las salinas poseen valores ecológicos, al ser hábitat de paso de aves, pudiendo convertirse en un magnífico lugar para la observación de aves migratorias.

•   VISÍTALAS

Si decides visitarlas, podrás ver como sobre las mismas pasan pistas de tierra, usadas por motos y coches 4×4, que desconocen por completo que el lugar que atraviesan con sus vehículos es parte fundamental de  nuestro patrimonio.

Sin duda uno de los bienes etnográficos más importantes de nuestra ciudad y de la isla de Gran Canaria.

Los restos de este ingenio son pocos, pero suficientes para su restauración. Desde esta web te recomendamos visitarlas, y como consecuencia, te pedimos que reflexiones sobre el estado de nuestro patrimonio.

Anuncios