¿Qué te pareció la Ruta cambullonera?

Posted on marzo 2, 2015

5


El pasado día 27 de febrero, realizamos la Ruta Cambullonera dentro del ciclo #DistritoRegenta, para el Centro de Arte La Regenta.

El recorrido, que salía de la zona del Refugio y llegaba hasta el Muelle Grande, pretendía realzar y recordar la importante labor realizada por los cambulloneros del Puerto de La Luz…

Lo mejor del recorrido fue que los asistentes, algunos de ellos hijos de cambulloneros, contaron infinidad de historias y anécdotas, enriqueciendo en gran manera, las explicaciones que íbamos dando.

Quizás, lo más polémico que planteamos en el recorrido, fue nuestra explicación de que los cambulloneros, en nuestra opinión, eran “empresarios atípicos” o si lo prefieres, comerciantes, negociantes o businessman, como les llamaban los ingleses.

Históricamente el cambullón ha sido tratado, por diversos motivos, como una actividad pintoresca, realizada con engaño, la historiografía habla de “Economía marginal”. Nosotros hemos querido salir de esa visión, para tratar de demostrar que entre los cambulloneros había muchos comerciantes muy serios, “cambulloneros finos” que tenían la confianza de las consignatarias y los capitanes.

El Cambullonero fue la pieza clave de la economía isleña durante buena parte del siglo XX, salvaron muchas vidas, consiguiendo la penicilina, comprando alimentos de 1º necesidad que salvaron muchas vidas de pasar hambre y enfermar, proveedores de talleres y tiendas de todos los pueblos de nuestra isla y de otras islas, de ellos vivían otros comerciantes, transportistas, tenderos, etc…

El cambullonero, veía dinero donde otros veían chatarra, compraban cabos viejos, maderas, barriduras, gambuza, para luego colocarla en el mercado local, supieron entender qué podía aportar a la economía isleña aquellos buques que llegaban de tan lejos y qué necesidades tenía nuestra gente, fueron sin duda grandes comerciantes.

Eso si, eran como ya he dicho “empresarios atípicos” y lo de atípicos para mi se debe a su forma de vida y sobre todo a esa filosofía de vida, basada en el “dinero fácil” ya saben que lo que se gana “fácil se gasta fácil” y es que algunos cambulloneros, no todos, gastaron hasta la última peseta que ganaron en juergas, lo de reinvertir las ganancias no iba demasiado con algunos de ellos.

Anécdotas curiosas es que la Policía nos paró para saber de que iba aquello y a qué se debía tanta gente caminando junta.

También tengo que agradecer a la gente que nos anima a continuar con el blog, algunos participantes nos lo dijeron durante el trayecto y eso se agradece muchísimo…

Para nosotros lo mejor del recorrido fue lo comentado por un señor hijo de cambullonero, en la parada del monumento al Cambullón,  dijo algo así “siempre estuve orgulloso de mi padre, pero ahora si cabe lo estoy más”

 

Anuncios
Etiquetado:
Posted in: ConoceLaIsleta