La casa terrera de mis bisabuelos…

Posted on septiembre 15, 2014

0


Fachada casa terrera de mis bisabuelos

Fachada casa terrera de mis bisabuelos

Uno de los elementos patrimoniales más valiosos de La Isleta, son sus casas terreras, sencillas edificaciones que llenan de color y diversidad las calles del barrio.

La casa que te muestro en este post pertenece a mis bisabuelos, ellos la construyeron con sus propias manos, poco a poco, según la necesidad obligaba a construir una habitación o según las circunstancias permitían echar un techo. Mi bisabuelo José García Gordillo y su esposa María Dolores Ramón Paez, contaron con la ayuda del hermano de mi bisabuelo Miguel (un contratista bastante conocido en La Isleta) además de vecinos y familiares.

Es una casa sencilla, pero realmente es mucho más que una vivienda. Además de ser lugar de descanso y protección, contaba con varios elementos que demuestran como las casas terreras estuvieron durante gran parte del siglo XX, a camino entre la vida rural y la vida urbana. En el patio trasero, se guardaba la cabra (probablemente decidieron no tenerla en la azotea, por el efecto corrosivo que producía los orines del animal en los techos), pero además en otro de los patios, tenían una parra. Incluso en la parte delantera de la casa, llegaron a criar algún cerdo.

Lo más curioso es el minitaller, sin techo, que tenía mi abuelo (Francisco) en la parte delantera, con su herramienta y una fragua. Esta parte generaba unos pequeños ingresos extra a la familia. Una vez que mi abuelo terminaba su jornada laboral en el astillero de la Gran Canaria, como calderetero, por las tardes realizaba diversos trabajos reparando y destupiendo cocinillas, colocándole postizos a los calderos etc… Para que se hagan una idea con el dinero de reparar una cocinilla podía comprar un cuartillo de ron, que lo vendían a granel en una botellita de Coca-Cola.

Calculo que en la casa a mediados de los años 50 y principios de los 60 vivían unas 17 personas, entre niños y adultos, además de la cabra y un perrito, se imaginan hoy día compartir baño con 17 personas…

Las necesidades fueron haciendo que se construyeran cuartos sobre las habitaciones, para dormir los hombres, ya que todos no cabían en las 3 habitaciones, además de que llegado el momento se edificó “La Sala” habitación donde estaba la fragua.

Plano de distribución de la casa terrera de mis bisabuelos

Plano de distribución de la casa terrera de mis bisabuelos

¿Por qué es tan importante conservar y proteger nuestras casas terreras?

El primer concepto que yo destacaría es el de; autoconstrucción porque es un elemento que aporta valor y sacrificio a estas casas. Cada una de las casas terreras de La Isleta cuenta una historia de superación, de familias que a base de trabajo y constancia, lograron construir viviendas dignas para vivir. Por ejemplo, mi bisabuelo, era natural de Fuerteventura, con apenas 12 años llegó solo a Isleta y con el transcurrir de los años, trabajando, compró un solar y junto a su mujer, fabricó esta casa…

Pero quizás, lo que más debamos destacar sea el concepto de solidaridad, estas casas se levantaron con la ayuda de los vecinos, de los familiares, de los parientes. Además en ellas se iba haciendo hueco, para albergar a los hijos recién casados, luego a los nietos. Por todo esto el verdadero valor de estas casas, va mucho más allá de lo arquitectónico, representan los valores más elevados a los que cualquier comunidad aspira…

Cada casa terrera cuenta una historia de superación, cada una de esas pequeñas historias es parte de nuestra identidad, cuando perdemos una casa terrera, nuestra identidad se debilita…

 

Anuncios