Destruir es sencillo… Fábricas de Salazón

Posted on marzo 16, 2014

3


Si alguien tiene dudas de que el patrimonio de La Isleta es un problema y no un valor para esta tierra, creo sinceramente que los escasos restos de las antiguas fábricas de Salazón de la zona de la Punta del Confital, dentro del Paisaje Natural de La Isleta, se lo dejarán bastante claro.

El patrimonio industrial del que hablamos hoy pertenece a unas fábricas en las que se salaba el pescado que venia de la Costa.

El proceso comenzaba limpiando el pescado, para luego salarlo sumergiéndolo en los estanques que se encontraban para tal uso dentro de las construcciones que puedes ver en las fotos que te mostramos (según tengo entendido, hasta no hace tantos años existían restos de estos estanques).

La sal para procesarlo provenía, en parte, de las Salinas anexas. Tras pasar el proceso de salmuera, se procedía a secarlo en los secaderos colindantes, finalmente se empaquetaba en fardos de 50 kilos y se exportaba a África.

Son muchos los isleteros que trabajaron en estas fábricas y que atesoran valiosos recuerdos de un oficio desaparecido, pero fundamental para conservar el pescado.

Hasta mediados de los años 60 estuvieron en uso, con los años y el abandono comenzó su ocupación por diversas personas, para diferentes usos, motivo suficiente, para que un elemento patrimonial de más de 120 años (desconocemos fecha exacta de su construcción), se convirtiera en un problema, con lo que en el año 2012, se procede al desalojo y destrucción de una de las naves por completo (la más moderna) y la casi destrucción de la más antigua y más pegada al mar.

Son muchos los técnicos e historiadores que han planteado la conservación y puesta en valor de estas construcciones como museos de sitio, para la divulgación y valoración de los diferentes elementos históricos de estas fábricas unido a las Salinas y a los Secaderos y como espacio de interpretación para explicar los valores del Paisaje Natural de La Isleta.

Las fotos que te mostramos dicen mucho más de lo que podemos decir sobre su estado, es evidente que las administraciones no tienen ningún interés en valorar estos elementos patrimoniales, algo a lo que estamos muy acostumbrados en La Isleta.

Anuncios