La Calle Rosarito y el balcón que todos creen desaparecido…

Posted on julio 19, 2011

2


La Calle Rosarito es una de las Calles con más historia de La ciudad de Las Palmas.

El nombre de la calle proviene de Seña Rosarito, la mesonera de La Isleta durante parte del siglo XIX, bautizada en el año 1799 con el nombre de Rosario de las Llagas Vázquez, hija del Sargento Llagas. Llego a tener gran fama a nivel insular, por el arte con el que preparaba la sopa de mariscos, motivo por el que muchos isleños se tomaban la molestia de viajar hasta aquel apartado lugar.

En 1999 se llevo acabo una excavación arqueológica en esta calle para aportar luz sobre uno de los episodios más importantes de la Historia de la isla, como fue el ataque de Van der Does en el año 1599.

Durante el siglo XX se desarrolló en la calle Rosarito una importante labor industrial, existiendo en la misma astilleros, talleres y 2 herrerías.

El balcón que aquí mostramos perteneció al edificio destinado a las oficinas de la Blandy, más tarde Asvasa, estos astilleros daban trabajo a numerosos isleteros y eran lugar de reparación para todo tipo de barcos.

Cuando en los años 80 fue demolida la casa, el constructor Don Juan Francisco  Alemán Marrero, comprometido con el patrimonio cultural de las islas, decidió desmontarlo y volverlo a montar en una vivienda de campo de la isla de Gran Canaria, de no haber sido por la iniciativa de este particular, el  impresionante balcón canario de unos 12 mt de largo  y 2,40 mt de ancho, hubiera sido destruido.

Debido a la calidad del material el estado de conservación de la madera es excepcional. Los detalles labrados con formas florales, son muy naturales y poseen un notable valor artístico.

Anuncios